El alcalde de Delia, pequeño pueblo italiano con cerca de 4 mil habitantes, es el protagonista de un video que ha dado la vuelta al mundo.

Su nombre es Gianfilippo Banchieri, y a través de un mensaje en Twitter ha increpado a todos aquellos que no respetan la cuarentena.

Banchieri comienza por informar acerca del caso de una residente del pueblo, sospechosa de portar el virus.

“Afortunadamente, la directora sanitaria me confirmó que la prueba resultó negativa”, mencionó Banchieri, aún con semblante serio.

El tono del alcalde comienza a cambiar cuando habla de la hipocresía con la que algunos de sus paisanos abordan la epidemia.

He notado que muchos de ustedes han hecho carteles que dicen ‘todo estará bien’, pero ¿Cómo va a estar todo bien, si siguen saliendo? ¿Si compran cigarrillos todos los días? ¿Si salen a cargar gasolina? ¿De qué les va a servir la gasolina en este momento?

Bancheri hace referencia a la tendencia de colocar el ‘slogan’ oficial de la epidemia ‘andra tutto bene‘, (Todo estará bien, en italiano) por medio de carteles y posts en redes sociales.

 

Visiblemente alterado, Bancheri cuestionó que la gente siga reuniéndose en grupos de hasta veinte personas, argumentando que están ‘en casa’.

De la misma forma, argumentó que quienes dicen estar ‘estresados‘ por el encierro no comprenden la magnitud de otras crisis históricas.

¿Estresados en casa? ¿Con televisión, comida, Internet, teléfono y Play Station? ¿De qué están estresados? ¡Estresados nuestros abuelos, que fueron a la guerra! No los que se quedan en casa. 

El alcalde concluyó diciendo que han ‘pasarán de los avisos a las denuncias‘, en una clara intención de reforzar las medidas de seguridad en torno a la pandemia.

 

DELIA, EN LOS ‘MÁRGENES’ DE LA CRISIS

Italia es de los países más afectados por Covid-19 en el mundo, con más de 130 mil infectados y alrededor de 16 mil muertes confirmadas.

El caso de Delia es menos grave, pues se encuentra en la Isla de Sicilia, región separada del resto del País a través de fronteras naturales.

Ahí, el número de casos confirmados rebasa apenas los 2 mil, convirtiéndola en una de las regiones menos perjudicadas de un País en crisis total.

Sin embargo, el relativo aislamiento en el que vive la Isla podría provocar una pandemia de grandes proporciones si sus habitantes no toman las medidas necesarias.

 

MÁS DEL BLOG: