Hoy Google dedicó el doodle a Dolores Martínez de Anda, mejor conocida como Lola Álvarez Bravo, la primera fotógrafa mexicana.

Su trabajo como reportera gráfica, fotógrafa comercial y documental, retratista profesional y artista plástica es considerada “biógrafa visual” del México del siglo XX.

Nació en Lagos de Moreno, Jalisco, en 1907 donde creció hasta que se mudó a la Ciudad de México en 1916, a los nueve años.

Su historia familiar presentó diversas controversias, entre ellas, la misteriosa desaparición de su madre cuando ella era niña y la muerte de su padre durante su adolescencia.

Lola Álvarez fue amiga y contemporáneos como Frida Kahlo, Manuel Álvarez Bravo, Diego Rivera, Tina Modotti o María Izquierdo, entre otros.

Una vez en la capital, conoció a uno de sus vecinos, Manuel Álvarez Bravo, con el que se casaría en 1924 para después mudarse al estado de Oaxaca.

Este hombre la inmiscuyó en el mundo de la fotografía, le enseñó a revelar películas y a hacer copias en el cuarto oscuro. Sin embargo, el matrimonio no funcionó y se separaron en 1934. La fotógrafa decidió conservar el apellido de Manuel una vez que terminó la relación.

Sus obras tuvieron relevancia internacional y llegaron al Museo de Arte Moderno de Nueva York, la Alianza Francesa y la Galería Osuna de Washington, pero se retiró de la fotografía en 1989.

Una placa con su nombre fue colocada en el Teatro Degollado de Guadalajara, Jalisco, en noviembre de 1985, donde se inauguró una exposición de 80 fotografías. Finalmente se retiró de la fotografía en el año 1989.


Te podría interesar: