Ante la crisis económica derivada del Covid-19, Cemex ha pedido a sus empleados diferir el 10% de su salario mensual, mientras que sus directivos cederán voluntariamente el 15% de sus percepciones salariales.

La medida entrará en vigor el 1 de Mayo y tendrá una duración de 90 días.

Según información de la agencia Reuters, la empresa regiomontana también hará reducciones en activos fijos no relacionados con la pandemia.

Trasciende que el costo de sus acciones apenas han rebasado los cinco pesos por título antes del receso por Semana Santa.

En el mismo tenor, la compañía cementera anunció que durante 2020 no pagará dividendo, al tiempo que suspendió su programa de recompra de acciones para aumentar su liquidez.

 

AFECTACIONES POR COVID-19

La pandemia global ha golpeado seriamente las finanzas de Cemex, que cuenta con operaciones en más de 50 países en el mundo.

En algunas plantas fuera de México, la producción se ha tenido que interrumpir de forma total; tal es el caso de la Plant Solid Cement, en Filipinas, donde el gobierno local ha impuesto cuarentena obligatoria.

En otras latitudes, la compañía ha reducido su producción o enviado a trabajar en casa a parte de su personal; tal es el caso de su planta en Reino Unido.

 

La crisis ha sido una oportunidad para estrechar lazos con sus comunidades locales, pues la empresa también ha realizado labores de prevención.

En Egipto, unidades de mezcla fueron utilizadas para sanitizar lugares clave en coordinación con el Gobierno de Assiut, ciudad en donde se encuentra la planta.

En México, un grupo de empresarios, entre los que se encontraba el Director General de Cemex, Rogelio Zambrano, sostuvieron una reunión con el Presidente López Obrador en torno al plan económico durante la crisis.

La empresa ya había anunciado la reanudación de actividades en el País luego de la modificación al decreto federal que permite a las industrias del cemento, acero y vidrio seguir con sus operaciones.

 

TAMBIÉN EN EL BLOG: