El Arzobispo Rogelio Cabrera López, se reunió la tarde de ayer con el gobernador del estado Jaime Rodríguez Calderón, para buscar que las iglesias puedan volver a abrir.

La forma en la que se busca poder abrir los centros religiosos, es haciendo que solo puedan acudir un máximo de 40 personas, además de seguir con las medidas de higiene para no provocar un brote de coronavirus en dichos lugares.

El Gobernador, publicó en Facebook que se encontraba con Cabrera quien le llevo la propuesta hasta Palacio Nacional y donde buscarían candelarizar la apertura para que se pueda lograr de buena manera.

Pronto estaré informándoles de los avances sobre este tema. Me gustaría que ustedes me dieran su opinión sobre la mejor forma de lograrlo y con base a eso ir trabajando todos juntos; les reitero que su salud y la de sus familias es la base de las decisiones en mi gobierno«, se lee en la publicación.

Por su parte el Arzobispo, mencionó que busca una activación paulatina que no ocasione problemas y buscarán seguir todas las indicaciones que ordene el gobierno.

«Para cuestiones de eventos donde se concentre el mayor número de personas necesitamos que el semáforo nos diga por lo menos siga, mientras tanto mantenemos la mínima asistencia de cosas urgentes, por ejemplo, los matrimonios que no aceptaron reagendarse en tiempo indefinido les damos la oportunidad con 10 asistentes distribuidos a lo largo de la nave del templo y con puertas cerradas«.

«Nosotros estamos pidiendo un número máximo de 40 personas por iglesia o el 10 por ciento del aforo, ellos nos tendrán que decir el tiempo en que esto pueda llevarse a cabo«, manifestó.

En dado caso que el gobierno de Nuevo León acepte reabrir las iglesias, se le pediría a las personas de 60 años o más y a los que tengan enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión, acudir con extremas medidas de cuidado para no infectarse de coronavirus.

violencia iglesias arzobispo

Más notas en el Blog: