Tras una deliberación de casi tres horas, el dictamen para aprobar reformas a la Ley de Educación Estatal, conocida como ‘Pin Parental‘, no consiguió los votos necesarios para ser aprobada en el Congreso, por lo que fue desechada.

Fueron sólo 20 los votos a favor de la iniciativa, que necesitaba por lo menos dos tercios del pleno; es decir, 28 votos, para ser aprobada.

Así mismo, se registraron 12 votos en contra y nueve abstenciones; la diputada Celia Alonso, de Morena, no acudió a la sesión.

La sesión estuvo marcada por arduos posicionamientos tanto a favor como en contra de la iniciativa, que pretende darle a los padres la libertad de ‘vetar‘ contenidos escolares que vayan en contra de sus creencias morales, éticas o religiosas.

El diputado Carlos Leal, de Encuentro Social, lideró los argumentos a favor del ‘Pin Parental’ en su papel de impulsor original de la iniciativa.

Leal señaló que desde el Gobierno Federal se pretende ‘adoctrinar’ a los niños y jóvenes de acuerdo a la ideología del Presidente.

Por su parte, los diputados panistas Samuel Villa y Jesús Nava promovieron que no se debatía un ‘Pin Parental’, sino la reivindicación de los derechos de los padres para educar a sus hijos.

En contra del dictamen se posicionó Claudia Tapia, diputada independiente, quien señaló que la visión sesgada de los padres no debe afectar a la niñez.

Subrayó, además, que la educación en México debe ser ‘completa, laica y de calidad’, por lo que cualquier intento de introducir ideologías religiosas al contenido escolar representa una acción anticonstitucional.

 

BUSCABAN DIPUTADOS VOTACIÓN ‘ANÓNIMA’

Algunos diputados buscaron emitir su voto en modalidad nominal; es decir, que no aparecieran sus nombres en el marcador electrónico.

Al final, la votación se dio bajo los estándares normales y arrojó el que, por ahora, sería un rechazo temporal a la iniciativa.

 

TAMBIÉN EN EL BLOG