Las protestas por el asesinato de Giovanni López en Guadalajara desataron un tenso encontronazo a distancia entre Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco, y el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ayer por la noche, Alfaro dirigió un mensaje al Estado de Jalisco en donde aseguró que la marcha, que arrojó un total de 26 detenidos y seis policías heridos, contó con infiltrados del Gobierno Federal.

De acuerdo con el mandatario jalisciense, fueron ‘intereses construidos desde la ciudad de México‘ los que llevaron a sembrar a delincuentes y hacerlos pasar por protestantes.

Alfaro no rehuyó en nombrar al Presidente, al que exhortó a reflexionar acerca del ‘daño y clima de confrontación‘ que su partido está provocando en el País.

Insistió en que detrás de las protestas hay ‘mentiras que irán cayendo poco a poco‘, y que una buena parte de los actos vandálicos fueron realizados por personas que no ‘no son ni de Guadalajara ni de Jalisco‘.

La meta de los infiltrados, aseguró, era ‘dañar al Estado de Jalisco‘.

Lo que buscan es dañar a Jalisco, no a su gobierno necesariamente, sino dañar a nuestro Estado; lastimar a nuestro estado en un momento difícil como el que estamos viviendo en medio de una emergencia sanitaria

El Gobernador resaltó el papel de la policía de Guadalajara, que ‘no cayó en provocaciones’ y en todo momento se comportó ‘a la altura’.

‘No se cometió ningún acto de violencia contra ellos a pesar de que hicieron lo que yo nunca había visto en una marcha en Guadalajara‘, finalizó Alfaro.

 

SI ALFARO TIENE PRUEBAS, QUE LAS MUESTRE – AMLO 

La respuesta del titular del Ejecutivo no tardó en llegar.

Durante su conferencia matutina, AMLO aludió a las duras declaraciones de Alfaro y aseguró que ‘no tiene interés‘ en pelearse con ningún gobernador.

Apuntó, sin embargo, que una acusación de tales dimensiones debe contar con pruebas, pues de lo contrario se trata de un ‘acto irresponsable‘.

No soy hipócrita porque no soy conservador, no tiro la piedra y escondo la mano, no tengo yo que ver nada con lo que lamentablemente sucedió en Jalisco. Si tiene el gobernador pruebas que las dé a conocer

AMLO aseguró que, a pesar de que mantiene diferencias políticas e ideológicas con Alfaro, éstas no pueden ser usadas para ‘provocar’ al Gobierno Federal, por lo que él prefiere ‘hacerse a un lado’.

El Presidente indicó que las indagatorias correspondientes deben ser realizadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y las autoridades locales.

Desde Villahermosa, Tabasco, y a mitad de su gira por el sureste del País, AMLO llamó a ‘evitar la politiquería‘ y actuar de manera responsable.

El mandatario concluyó su mensaje diciendo que ‘respeta la autonomía‘ de gobiernos locales, y que cada uno debe aceptar sus responsabilidades.

 

OTRAS NOTAS DEL BLOG