El Jefe del Pentágono, Mark Espen, se mostró en desacuerdo con Donald Trump y descartó utilizar al Ejército para repeler las protestas derivadas del asesinato de George Floyd. 

La negativa de Espen significa una nueva ruptura entre actores políticos de alto calibre y el gobierno comandado por Donald Trump.

NOTA RELACIONADA:  Quiere Trump más detenidos; llama ‘débiles’ a los gobernadores

 

El pasado lunes, el mandatario acusó a los gobernadores de ser ‘débiles’ y los urgió a utilizar medidas más extremas para neutralizar las manifestaciones.

Tienen que ser dominantes o quedarán como una pandilla de idiotas’, remarcó Trump durante la teleconferencia.

Para hacerlo, el Presidente Trump exhortó a retomar la Ley de Insurrección.

Este recurso legislativo permite al Gobierno disponer de las Fuerzas Armadas en casos de desorden público extremo.

El día de hoy, sin embargo, Mark Espen habló públicamente en contra de enviar el Ejército a las calles.

No estoy de acuerdo con utilizar la Ley de Insurreción (…) siempre he creído, y sigo creyendo, que la Guardia Nacional es más adecuada para prestar apoyo interno a las autoridades civiles en estas situaciones

La Ley de Insurrección, aprobada en el Congreso en 1806, fue utilizada por última vez en 1992 durante los disturbios provocados tras el asesinato de Rodney King.

El episodio se dio en circunstancias similares a las de George Floyd, pues se trató del asesinato de un ciudadano afroestadounidense a manos de la autoridad.

La negativa de Espen se da al mismo tiempo que el rechazo a la iniciativa de varios gobernadores estatales.

Las protestas cumplen una semana de haber sido iniciadas y, hasta el momento, se reportan más de 9 mil detenidos. 

MÁS NOTAS DEL BLOG DEL REGIO: