Cada 1 de junio se celebra el Día Mundial de la Leche, una bebida rica en calcio y que proporciona nutrición para una vida saludable.

Esta fecha fue establecida por la Organización de las naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, con el propósito de dar a conocer los beneficios de la leche y promocionar su consumo en todo el mundo.

Por otro lado, esta celebración ha servido para organizar eventos y promocionar el consumo de la leche, pero este año, debido a la pandemia de Covid-19, dichas celebraciones se desarrollarán de forma online.

La leche es una de las bebidas más consumidas en la infancia, aunque se aconseja beberla en todas las etapas, debido a que tiene un gran valor nutritivo, calcio, proteínas y grasas.

El consumo de esta bebida puede prevenir la osteoporosis, neutraliza los ácidos orales, favorece la formación de huesos, reduce los riesgos de caries y ayuda a bajar los niveles de ácido úrico.

La intolerancia a la lactosa se debe por la carencia de la enzima lactasa en la flora intestinal y la alergia  a la leche se manifiesta por la reacción del cuerpo a un componente lácteo que suele ser la proteína.

Se recomienda a todas esas personas intolerantes a la lactosa, el consumo de leches vegetales como la leche de soja, leche de mijo, leche de arroz, leche de cebaba, de avellanas o almendras.

¿Cómo incorporar más lácteos a la alimentación diaria?

Se recomienda que en el desayuno se agregue cereales sin azúcar, queso blanco o dulce de leche. También se puede agregar una porción de queso blanco para una ingesta mayor de nutrientes.

Durante el almuerzo y la cena, no debe faltar algún tipo de queso, o se puede agregar crema o leche en distintas preparaciones.

Para la merienda, se puede beber un chocolate o licuado, incorporar algún yogur o, simplemente, agregar leche al café o té.


Te podría interesar: