La historia oficial indica que la Princesa Diana de Gales, inmortalizada con el nombre de Lady Di, falleció en un trágico accidente de tránsito en París, el 31 de agosto de 1997.

Sin embargo, el grupo de hacktivistas conocidos como Anonymous, asegura que la muerte de Diana estuvo lejos de ser un accidente.

La autoría del crimen vendría, según el colectivo, directamente de la Corona Británica.

El móvil del supuesto asesinato sería la información que Diana poseía acerca de abusos sexuales por parte de miembros de la Familia Real.

Anonymous hizo una reaparición en redes tras las protestas por el asesinato de George Floyd a manos de un oficial de la policía de Minneapolis.

El grupo advirtió que en los próximos días estaría revelando ‘información sensible‘ en relación a ciertas esferas gubernamentales de Estados Unidos.

El fuego habría alcanzado también a la Familia Real Británica.

Anonymous reveló que Diana habría sido asesinada para que no revelara la conexión entre la Corona y una red internacional de depredadores sexuales.

La teoría, expuesta en la cuenta Op Death Eaters, expone el testimonio de una mujer que aseguró haber sido víctima de violación por parte de miembros del staff del Príncipe Carlos, entonces esposo de Lady Di.

El testimonio habría sido grabado por la propia Diana, que a mediados de 1997 habría decidido exponer a los abusadores ante los medios.

La teoría indica que la Familia Real, temerosa de las repercusiones, encomendó al MI6, el Servicio de Inteligencia Británico, a matar a Diana y hacerlo parecer un accidente.

 

LA MUERTE DE DIANA: ENTRE LA REALIDAD Y EL MITO

Aunque el supuesto asesinato de Diana es el tema del momento, las sospechosas circunstancias de su muerte han alimentado las hogueras conspirativas desde hace más de dos décadas.

La autoría del crimen siempre apuntó a la Familia Real, aunque en un principio se manejó una hipótesis distinta para el móvil.

En 1997, se rumoreaba que Diana estaba embarazada de su pareja, Dodi Al-Fayed, un millonario egipcio, heredero de un consorcio de hoteles.

Según algunas teorías, la Familia Real, profundamente anti islámica, no podía permitir que su futuro Rey, el Príncipe William, tuviera un medio hermano musulmán.

Aunque la información no puede ser corroborada por ningún medio, el abogado Stanlee Culbreath, que presenció personalmente el accidente, indicó que los servicios de emergencia tardaron media hora en llegar.

Esto redujo considerablemente las posibilidades de supervivencia de Diana.

Mientras el Internet convulsiona con la información, ningún portavoz de la Familia Real ha emitido comentario alguno; tampoco se espera que lo hagan.

La muerte de Diana sigue dando de qué hablar 23 años después, y estuvo lejos de quedar atrapada en aquel túnel subterráneo de París, donde la velocidad y un muro de contención le arrebataron la vida.

 

TAMBIÉN EN EL BLOG