Las protestas por el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis cruzaron el Atlántico; en Londres, cientos de manifestantes reunidos al exterior del Parlamento Británico vandalizaron una estatua dedicada a Winston Churchill, Primer Ministro de Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

Bajo el monumento, los manifestantes tacharon el nombre del afamado político inglés y colocaron la leyenda ‘era un racista‘.

La policía londinense no reportó detenidos ni ubicó a los responsables; ante el hecho, se limitaron a formar una valla y proteger la estatua.

A pesar de ser uno de los políticos más admirados del siglo XX debido a su decidido liderazgo durante la Segunda Guerra, la figura de Churchill siempre estuvo envuelta en un halo de misterio y polémica.

Sus opiniones en torno a la supremacía de ciertas razas sobre otras, sus críticas al Islam y un velado antisemitismo contribuyeron, a través de las décadas, a forjar una fama de intransigencia e intolerancia alrededor del ex Primer Ministro.

El acto coincidió con el aniversario número 76 del desembarco de Normandía, operación militar por la que Churchill es más recordado.

 

PROTESTAS SE EXTIENDEN POR EL PAÍS

Las protestas no se limitaron a la capital del Reino Unido; en Bristol, manifestantes derribaron la estatua de Edward Colston, haciéndola rodar por las calles del centro urbano para finalmente tirarla a las aguas de un puerto cercano. 

La estatua de Colston, benefector local que basó su fortuna en el tráfico de esclavos, ya había sido el epicentro de varias polémicas en el pasado.

Se observó que uno de los manifestantes colocó su rodilla sobre el cuello de la efigie, una imagen que recordó la forma en que Derek Chauvin, policía de Minneapolis, asesinó a George Floyd.

Las protestas se replicaron, aunque con mayor intensidad, en otras ciudades de Reino Unido como Liverpool, Manchester y Glasgow.

Autoridades inglesas advirtieron que la congregación de más de diez personas es considerada  ‘ilegal’ debido a las medidas de prevención sanitaria provocadas por el Covid-19.

 

MÁS NOTAS DEL BLOG: