Una de las escenas más entrañables de los años ochenta, al menos en México, consistía en pasar la tarde en una de las sucursales de Danesa 33, la icónica heladería que dominó durante más de una década las preferencias y el cariño del público.

El idilio, sin embargo, comenzó a menguar a partir de 1988, cuando la marca fue adquirida por Grupo Nestlé, que buscó así apropiarse del mercado nacional de helados.

Danesa 33 no desapareció de inmediato: Nestlé decidió mantenerla con vida hasta 1998, cuando fue removida por completo para darle realce a las marcas propias de la transnacional suiza.

La marca permaneció en el gusto y la memoria de una generación que añoró durante años el tradicional diseño de sus sucursales, con fachadas en azul y amarillo, coronadas por la esfera y el número ’33’ que daba la bienvenida a los visitantes.

Quienes extrañaron a Danesa 33 tienen, sin embargo, motivos para sonreír: después de un largo proceso, Helados Vida traerá a la marca de regreso a partir de 2021.

Esto se da luego de que la Suprema Corte de Justicia haya decidido otorgar a la empresa mexicana la autorización para explotar la marca tras un litigio de siete años.

 

EL ‘RESCATE’ DE DANESA 33

De acuerdo con la leyes de comercialización vigentes, el registro de una marca puede perderse si la empresa no la explota durante tres años o más.

En el caso de Danesa 33, Nestlé tenía más de veinte años sin hacerlo; situación que Helados Vida aprovechó para hacerse con el registro.

El plan de posicionamiento incluye la construcción de una planta en CDMX y la compra de predios para sucursales, un modelo parecido al de los años ochenta.

Hace algunos años, Herdez compró la división de helados de Nestlé México con la intención de resucitar la marca, misma que llevaba años en litigio.

De esa forma, se comenzaron a distribuir botes de helado con el logo de la marca, pero la restauración nunca llegó a funcionar del todo.

La estrategia de Herdez, además, consistía en presentarle Danesa 33 a los Millennials, una generación que no alcanzó a atestiguar los días de gloria de la marca.

Lo que pretende Helados Vida, sin embargo, es volver a conectar con la audiencia de los años ochenta.

La intención de abrir las míticas sucursales es una clara muestra de ello, según expertos del ramo.

La apertura de hasta quince sucursales se daría en 2021, mientras que una segunda fase implicaría la colocación del producto en tiendas de conveniencia y su inclusión en servicios como Uber Eats y Rappi. 

 

OTROS CONTENIDOS DEL BLOG: