A través de un comunicado en redes sociales, el PAN salió a la defensa de sus miembros acusados por Emilio Lozoya de recibir sobornos a cambio de favores legislativos durante la gestión del ex Presidente Enrique Peña Nieto.

Acción Nacional no perdió mucho tiempo en afirmar que, por el momento, las declaraciones del ex titular de Pemex ‘son sólo dichos’.

A su vez, el partido reitera el ‘llamado’ a combatir la corrupción, pero que éste no puede hacerse con objetivo de generar ‘propaganda’ en contra de sus dirigentes.

Hoy trascendió que, según Lozoya, varios miembros del PAN habrían recibido sobornos de hasta 52 millones de pesos en conjunto por apoyar la reforma energética en 2014.

Entre los ‘beneficiarios’ se encuentra Ricardo Anaya, que fungió como líder nacional de Acción Nacional y candidato presidencial en 2018.

Otros nombres incluyen a los Senadores Salvador Vega y Ernesto Cordero, así como a los gobernadores de Tamaulipas y Querétaro, Francisco García y Francisco Domínguez.

‘ESTÁN OBLIGADOS A PROBARLO’: PAN

Sin embargo, desde la cúpula del partido observan que el caso de Lozoya carece de legitimidad por el momento. 

‘Quien acusa está obligado a probar. Hasta el momento solo son dichos de un presunto criminal que podría acusar a los adversarios del gobierno federal con tal de salvar su situación jurídica‘, asegura el comunicado en uno de sus puntos.

Acción Nacional refiere que, en todo momento, se debe proteger la presunción de inocencia y cuidar el debido proceso; cuestiones que, según el partido, no se han cumplido.

El comunicado del PAN va más allá, al sugerir que el Gobierno Federal utiliza las declaraciones de Lozoya como una ‘cortina de humo’ para distraer la atención mediática de la ‘fallida estrategia’ de López Obrador ante la pandemia de Covid-19.

Añade, además, que no había necesidad de sobornar a legisladores panistas al respecto de la reforma energética, puesto que la posición del partido al respecto siempre ‘fue favorable‘.

 

OTROS CONTENIDOS DEL BLOG: